10/16/2004

"This is very similar to the suggestion put forward by the Quirmian philosopher Ventre, who said, "Possibly the gods exist, and possibly they do not. So why not believe in them in any case? If it's all true you'll go to a lovely place when you die, and if it isn't then you've lost nothing, right?" When he died he woke up in a circle of gods holding nasty-looking sticks and one of them said, "We're going to show you what we think of Mr Clever Dick in these parts...""

(Hogfather, de Terry Pratchett)

"Vimes se detuvo. Hay algo en el aire de esta ciudad, pensó. Si el creador hubiera dicho "Hágase la luz" en Ankh-Morpork, no hubiese llegado más allá de eso porque todo el mundo habría empezado a preguntar: "De qué color?".

(Hombres de Armas, de Terry Pratchett)

10/07/2004

"The called themselves the Munrungs. It meant The People, or The True Human Beings. It's what most people call themselves, to begin with. And then one day the tribe meets some other people, and gives them a name like The Other People or, if it's not a good day, The Enemy. If only they'd think up a name Some More True Human Beings, it'd save a lot of trouble later on."

(The Carpet People, de terry Pratchett)

10/02/2004

"De pequeño, Sam Vimes pensaba que quienes eran muy ricos comían en platos de oro y vivían en casas de mármol. Ahora había aprendido algo nuevo: quienes eran muy pero que muy ricos podían permitirse ser pobres. Sybil Ramkin vivía en la clase de pobreza que solo se hallaba disponible para los muy ricos, una pobreza alcanzada desde el otro lado. Las mujeres que eran meramente acomodadas ahorraban y compraban vestidos hechos de seda ribeteados con encajes y perlas, pero lady Ramkin era tan rica que podía permitirse vivir de galletas y bocadillos de queso. Era tan rica que vivía en tres habitaciones de una mansión que tenía treinta y cuatro; el resto de ellas estaban llenas de muebles muy caros y muy antiguos, cubiertos con sábanas para protegerles del polvo. La razón por la que los ricos eran ricos, razonaba Vimes, era que se las arreglaban para gastar menos dinero. Tomemos el caso de las botas, por ejemplo. Él ganaba treinta y ocho dólares al mes más complementos. Un par de botas de cuero realmente buenas costaba cincuenta dólares. Pero un par de botas, las que aguantaban más o menos bien durante una o dos estaciones y luego empezaban a llenarse de agua en cuanto cedía el cartón, costaban alrededor de diez dólares. Aquella era la clase de botas que Vimes compraba siempre, y las llevaba hasta que las suelas se quedaban tan delgadas que le era posible decir en qué lugar de Ankh-Morpork se encontraba durante una noche de niebla solo por el tacto de los adoquines. Pero el asunto era que las botas realmente buenas duraban años y años. Un hombre que podía permitirse ganar cincuenta dólares disponía de un par de botas que seguirían manteniéndole los pies secos dentro de diez años, mientras que un pobre que sólo podía permitirse comprar botas baratas se habría gastado cien dólares en botas durante el mismo tiempo y seguiría teniendo los pies mojados. Esa era la teoría "Botas" de la injusticia socioeconómica del capitán Samuel Vimes."

(Hombres de Armas, de terry Pratchett)

8/25/2004

"La meva vida constitueix un llarg i profitós viatge cap a la idiotesa. Un dia, d'adolescent, em vaig adonar que era idiota. Uns quants anys més tard, vaig descobrir que no era pas l'únic. Ara que vaig camí dels trenta-cinc anys estic convençut que no solament tothom és idiota, sinó que mai no deixem de ser-ho. Al contrari, la idiotesa, com un corc en fusta vella, s'obre camí en nosaltres fins al darrer moment. El temps passa i no canviem, i l'experiència no et fa més savi, sinó més vell."

(Amor d'idiota, de Lluís-Anton Baulenas)

7/10/2004

"-¿Max solo necesita unas horas para un proyecto que podría llevar meses, años incluso? -preguntó Pat incrédula. -Nunca subestime a Max -dijo Yaeger al tiempo que se volvía en su silla giratoria y tomaba una taza de café recalentado-. He pasado la mejor parte de mis años de juventud diseñando y construyendo a Max. No hay ningún sistema informático como ella en el mundo. Por supuesto, dentro de cinco años estará obsoleta, pero de momento hay muy pocas cosas que no pueda hacer. Es única, y nos pertenece en cuerpo y alma a mí y a la NUMA. -¿Qué me dice de la patente? Seguramente deberá ceder sus derechos sobre Max al gobierno. -El almirante Sandecker no es el típico burócrata. Tenemos un acuerdo verbal: yo confío en él y él confía en mí. El cincuenta por ciento de los beneficios obtenidos con los derechos de patente o con las tarifas de uso por la cesión de tales va a parar a la NUMA. Y el otro cincuenta es para mí. -Desde luego, su jefe tiene sentido de la justicia. Cualquier otro le habría dado una paga extra, un reloj de oro, una palmadita en la espalda y luego habría ingresado los beneficios que le corresponden a usted en su cuenta corriente."

(El secreto de la Atlántida, de Clive Cussler)

6/30/2004

"...Sally Blanchard, la terapeuta de loros, convive con algunos pájaros como si fueran animales domésticos. Uno de ellos, Bongo Marie, es un loro gris africano al que no le gustan demasiado los otros pájaros de Sally. Bongo Marie muestra unparticular desdén por un loro del Amazonas llamado Paco. La jaula de Bongo Marie está situada junto a la mesa del comedor de Sally. Un día, Bongo Marie observaba a Sally mientras ésta cocinaba un ave de caza con maíz. Bongo Marie se situó a un lado de la jaula para poder ver mejor cómo Sally sacaba el ave del horno. Cuando Sally cogió un cuchillo para cortar el animal, Bongo Marie levantó la cabeza y exclamó con gran entusiasmo: "¡Oh, no!¡Paco!". Reprimiendo su risa, Sally le contestó: "No es Paco", y le demostró a Bongo Marie que Paco estaba perfectamente mientras le decía: "¿Lo ves? Está allí". Bongo Marie respondió diciendo: "¡Oh, no!" con un tono que indicaba una gran decepción, y luego se echó a reír a carcajadas".

(La Sonrisa del Delfín, Eugene Linden)

6/15/2004

"Iorek Byrnison se dirigió hacia la parte superior de la roca. Era un buen lugar donde refugiarsedel enemigo de abajo, pero no lo suficientemente bueno pues entre la lluvia de balas que habían arrancado unos fragmentos de la roca algunas había alcanzado su objetivo, alojándose en el cuerpo de un hombre que yacía yerto en la sombra. Seguía siendo un cuerpo, no un esqueleto, porque la bruja lo había hechizado para impedir que se pudriera. Iorek contempló el rostro de su viejo camarada, contraído en un rictus de dolor a causa de las heridas sufridas, y los orificios en su ropa por los que habían penetrado las balas. El hechizo de la bruja no se extendía a la sangre que había manado de las heridas, pues los insectos y el viento la habían descompuesto por completo. Lee Scoresby no parecía dormido ni en paz sino como si hubiera muerto en combate, aunque sabiendo que su lucha había sido provechosa. Y puesto que el aeronauta tejano era uno de los pocos humanos q quien Iorek estimaba, aceptó complacido su último regalo. Con uno de los hábiles movimientos de sus zarpas, desgarró las ropas del muerto, abrió su cuerpo con un solo corte y comenzó a devorar la carne y la sangre de su viejo amigo."

(El Catalejo Lacado, de Philip Pullman)
"...La penitencia y la absolución preventivas eran unas doctrinas que había investigado y desarrollado el Tribunal Consistorial, pero que resultaban desconocidas para el resto de los estamentos de la iglesia. Implicaban realizar penitencia por un pecado aún no cometido, una penitencia intensa y ferviente acompañada por castigos corporales y flagelación que tenía por objetoacumular una especie de cuenta de crédito. Cuando la penitencia había alcanzado el nivel adecuado en relación con un determinado pecado, al penitente se le concedía la absolución por adelantado, aunque tal vez nunca cometiera el pecado. A veces era preciso matar a alguien, por poner un ejemplo, y esa acción resultaba mucho menos ingrata para el asesino si lo ejecutaba en estado de gracia."
(El Catalejo Lacado, de Philip Pullman)

6/04/2004

Els experts en la cultura grega arcaica diuen que la gent d'aquells temps no consideraven que els pensaments els pertanyessin personalment. Quan tenien un pensament, creien que era un déu o una dea que els donava una ordre. Apol·lo els deia que fossin valents. Atena els deia que s'enamoressin. Ara la gent sent un anunci de patates fregides amb salsa de iogurt i surt corrents a comprar-ne

(Lullaby, Chuck Palahniuk)

5/31/2004

Les mirades s'havien girat cap a l'elegit, que continuava semblant absent. Aquesta era la seva manera de rebre els honors, un senyal de timidesa, en fi, i d'excessiva educació? Totes les fonts coincideixen a dir que el comportament de Tànios, aquell matí, va desconcertar els assistents. insensible a les crítiques, insensible als elogis, desesperadament mut. L'explicació em sembla simple. De totes les persones presents cap, ni tan sols Làmia, no sabia l'essencial: que Tànios havia descobert els cadàvers dels quatre nois, que la imatge dels seus cossos ensangonats li omplia els ulls, que el seu sentiment de culpabilitat l'obsedia i que era incapaç de pensar en una altra cosa, sobretot en el testament del xeic i en el seu propi futur brillant. (La roca de Tànios- Amin Maalouf)

5/27/2004

en uno de los libros sobre Africa que leía tan ávidamente, había encontrado el siguiente pasaje: "Los exploradores coinciden invariablemente en que las celebraciones con abudante alcohol siguen siendo frecuentes en las aldeas africanas. Ello permite suponer que la vida en este hermoso país todavía carece de algo fundamental. Profundas insatisfacciones llevan a sus habitantes a la desesperación y el abandono de sí mismos" Releyendo este trozo, referido a las pequeñas aldeas de Sudán, Bird comprendió que se negaba a reconocer y analizar las carencias y insatisfacciones existentes en su propia vida. Pero como estaba seguro de que las había, se cuidaba de no volver a recaer en el alcohol.

(Una cuestión personal - Kenzaburo Oé)

Fa segles, els mariners que feien grans travessies solien deixar una parella de porcs a totes les illes desertes. O hi deixaven una parella de cabres. Fos com fos, en una visita futura, a l'illa no hi faltaria carn. Aquelles illes eren verges. Allotjaven certes espècies d'ocells i no hi havia depredadors naturals. Espècies d'ocells que no es trobaven enlloc més de la terra. Les plantes, sense enemics, creixien sense espines ni verins. Sense depredadors ni enemics. Aquelles illes eren el paradís. Quan els mariners tornaven a visitar aquelles illes, només hi trobaven ramats de cabres o de porcs. L'Ostra explica aquesta història. Els mariners en deien "plantar carn". L'Ostra diu: - Us recorda a res això? Potser la vella història d'Adam i Eva? Mirant per la finestra del cotxe, diu: - ¿Us heu preguntat mai quan tornarà Déu amb uns quants quilos de salsa barbacoa?

(Lullaby, Chuck Palahniuk)

5/13/2004

"-¡Por lo que he oído, los soldados hacen cosas horribles a las monjas! -susurró Valentine al oído de su prima-.¡Si un soldado se topa con una monja en el bosque, por ejemplo, inmediatamente saca una cosa de sus pantalones, se la pone dentro a la monja y la menea!¡Y cuando acaba, la monja tiene un bebé! -¡Vaya blasfemia! -se sobresaltó Mireille, se apartó de Valentine e intentó disimular la sonrisa que amenazaba con asomar a sus labios-. Me parece que eres demasiado pícara para convertirte en monja. -Es exactamente lo que he dicho hasta el hartazgo -reconoció Valentine-. Prefiero ser mujer de un soldado que esposa de Cristo."

(El Ocho, de Katherine Neville)

5/12/2004

Va tornar a la sala, i es va parar davant del mirall. El vidre era mat i estava ratllat, i no s'hi veia gaire bé. Sofia va començar a fer ganyotes, com havia fet al mirall de casa seva. El seu reflex feia exactament el mateix, com era lògic. Però, de sobte, es va espantar. Només un cop (per espai d'un segon), Sofia va veure clarament com la noia del mirall pestanyejava. Sofia va fer un pas enrera, espantada. Si ella mateixa havia pestanyejat, com podia haver vist l'altra noia pestanyejar? No només això, sinó que semplava que l'altra noia hagués pestanyejat com dient-li: et puc veure, Sofia. Sóc aquí, a l'altra banda. Sofia va sentir els batecs del seu cor i, al mateix temps, va sentir un gos que bordava. Era Hermes! Havia de marxar de seguida. Però llavors va veure una cartera verda sobre de la calaixera que hi havia sota el mirall. A dins hi havia un bitllet de cent corones, un de cinquanta i un carnet escolar. Al carnet hi havia una fotografia d'una noia de cabells rossos, i a sota i deia: Hilde Moller Knag...

(El món de Sofia , de Jostein Gaarder)

5/03/2004

"-No tengo ni idea de porqué se empeñan en poner runas invisibles en las puertas -oyó decir a Tata-. Es decir, pagas a un mago para que te ponga runas invisibles en la puerta ¿y cómo sabes si lo ha hecho? -Es muy fácil -fué la réplica de Yaya-. Si no las ves, es que son runas invisibles. -Ah -siguió la voz de Tata-. Claro. Bueno, a ver qué tenemos para almorzar."

(Brujas de Viaje, de Terry Pratchett)

5/02/2004

"...Pero tienes que pensar en Adán y Eva como un número imaginario, como la raíz cuadrada de menos uno. No hay ninguna prueba concreta de que exista pero, si la incluyes en tus ecuaciones, puedes calcular todo tipo de cosas y este cálculo no lo podrías hacer sin ella."

(Luces del Norte, Philip Pullman)

4/28/2004

"Admireited and rispected Mister President of Esteits Yunits of América -stop-, sienting too muching de ocurriniding ayesterdey in Niu York -stop- and deseing that iu recupering lo anting posibled of disaster -stop-. From Espein -stop- esteing a vuestring disposixion for toding lo that necesiting -stop- o sea que si yu quier te manding de ejércit and te dejamos de city limpita likede golding chorros in one plis-plas -stop-. Quiering que seping que todets spanish nos ponem of vuestro lading -stop- and esteming dispuested to hacered lo que nos piding -stop- qüiz de unic objetif of acabing güiz the amenaizing of terrorismed -stop-." ... "One abrazeited -stop-. Jose María Aznaring -stop-. Presidented of Made in Espein -stop."

(¿La Fi del Món?, Toni Albà)

4/25/2004

M'explicaré. Des de ja fa un cert temps, a Barcelona no es debat, es gestiona, de manera que ja no tenim ideòlegs a la ciutat, ni partits polítics amb les seves Barcelones sota el braç, lluitant per elles, debatent-les; ni alcaldes d'idees genials, ni subversius que la transcendeixin, disposats a transgredir-la. Tenim presidents d'escala, magnífics gestors de l'empresa comuna, l'únic objectiu de la qual és l'últim rebut de l'antena col·lectiva. En el pla polític, Barcelona ha esdevingut una avorridíssima comunitat de socis, més o menys extasiats amb la llotja que els ha tocat, que s'estimen i es mimen en els seus plenaris, però que no tenen gairebé res a dir-se. Llevat d'alguna batalleta pel darrer esbós fàl·lic que se li ha acudt a l'últim arquitecte exportat, aquí no passa res rellevant, i el pitjor és que els esmentats estan encantats amb el no-res col·lectiu. Quina colla de representants tenim a la prodigiosa capital catalana! Que dolça, que bonica és aquesta mediocritat regnant! La gestió com a paradigma. És a dir, en comptes de ciutat, empresa; en comptes d'idees, números; en comptes de projectes, terminis d'execució. Com si abans haguessin tingut una idea de Barcelona i ara només sabessin donar voltes a la sínia, com aquells ases desgraciats dels circs de la misèria. On són les Barcelones que es contrueixen contrastant-se? On són els polítics que les pensen i les lluiten? Volts a la sínia..., gestionant el circ...

(Barceloooona! - Catalunya, any zero - Pilar Rahola)

4/22/2004

..."Hacía unas semanas que circulaba un rumor por las calles, un rumor que provocaba la risa de algunos y sumía a otros en profundo silencio, de la misma manera que algunos se burlan de los fantasmas y otros los temen. Sin que nadie pudiera imaginar el motivo, habían empezado a desaparecer niños."

(Luces del Norte, Philip Pullman)

4/21/2004

..."El pez estaba a unos doce metros de distancia de la mujer, a un lado, cuando viró repentinamente hacia la izquierda, se hundió totalmente bajo la superficie, y con dos rápidos golpes de cola, estuvo sobre ella. Al principio, la mujer pensó que se había golpeado la pierna contra una roca o un trozo de madera flotante. No hubo dolor inicial, sólo un violento tirón en su pierna derecha. Tanteó para tocarse el pie, chapoteando con la pierna izquierda para mantener la cabeza en alto, hurgando en la oscuridad con su mano izquierda. No pudo hallar su pie. Palpó más arriba en su pierna, y entonces fue invadida por un acceso de náuseas y mareo. Sus dedos habían hallado un muñón de hueso y carne desgarrada. Sabía que el caliente y borboteante flujo que notaba entre los dedos, en el agua gélida, era su propia sangre. El dolor y el pánico le asaltaron juntos. La mujer alzó la cabeza y lanzó un gutural grito de terror. El pez se había alejado. Se tragó la pierna sin masticar. Huesos y carne pasaron a través de la enrome garganta en un único espasmo. Luego, el pez viró de nuevo, apuntando hacia el chorro de sangre que surgía de la arteria femoral de la mujer, una señal tan clara y segura como la de un faro en una noche sin nubes. Esta vez, atacó desde abajo. Surgió por debajo de la mujer, con las mandíbulas abiertas. La gran cabeza cónica la golpeó con la fuerza de una locomotora, lanzándola fuera del agua. Las mandíbulas se cerraron de golpe alrededor de su torso, aplastando huesos, carne y órganos y convirtiéndolos en gelatina. El pez, con el cuerpo de la mujer en su boca, cayó de nuevo al agua con un atronador chapoteo, salpicando espuma, sangre y fosforescencia en una lluvia multicolor. Bajo la superficie, el pez agitó se cabeza de un lado a otro, mientras sus colmillos triangulares serraban los pocos cartílagos que aún resistían. El cadáver se hizo pedazos. El pez tragó, y luego giró para continuar alimentándose. Su cerebro aún seguía recibiendo las señales de presa cercana. El agua estaba moteada con sangre y jirones de carne, y el pez no podía distinguir por las señales lo que las producía. Atravesó una y otra vez la nube de sangre que se iba disipando, abriendo y cerrando la boca, encontrando de vez en cuando algún bocado. Pero, por aquel entonces, la mayor parte de los trozos del cuerpo se habían dispersado. Algunos se hundieron lentamente, acabando por yacer en el arenoso fondo, donde se agitaron con movimientos perezosos, mecidos por la corriente. Unos pocos trozos flotaron justo debajo de la superficie, siguiendo el impulso que acababa en la rompiente."

(Tiburón, Peter Benchley)

4/14/2004

Lolita, light of my life, fire of my loins. My sin, my soul. Lo-lee-ta: the tip of the tongue taking a trip of three steps down the palate to tap, at three, on the teeth. Lo. Lee. Ta. She was Lo, plain Lo, in the morning, standing four feet ten in one sock. She was Lola in slacks. She was Dolly at school. She was Dolores on the dotted line. But in my arms she was always Lolita. Did she have a precursor? She did, indeed she did. In point of fact, there might have been no Lolita at all had I not loved, one summer, a certain initial girl-child. In a princedom by the sea. Oh when? About as many years before Lolita was born as my age was that summer. You can always count on a murderer for a fancy prose style. Ladies and gentlemen of the jury, exhibit number one is what the seraphs, the misinformed, simple, noble-winged seraphs, envied. Look at this tangle of thorns.

(Lolita, Vladimir Nabokov)

Fins al final seré un fill d'Europa, de la preocupació i de la vergonya; no puc transmetre cap missatge d'esperança. No sento odi cap a Occident, com a màxim un menyspreu inmens. Només sé que, tots nosaltres del primer a l'últim, fem pudor d'egoisme, de masoquisme i de mort. Hem creat un sistema en el qual s'ha fet senzillament impossible viure; i, a més a més, el continuem exportant.

(Plataforma, Michel Houllebecq)

4/12/2004

... "Después, todavía dormida, se volvió a medias hacia él sobre un costado, el brazo bajo los senos desnudos y la mano junto a la cara. Quién coño eres, la interrogó sin palabras una vez más, malhumorado, aunque inclinándose después para besar el rostro inmóvil. Acarició su pelo corto, el contorno de la cintura y las caderas siluetadas ahora de modo preciso en el contraluz de la habitación. Había más belleza en aquella suave linea curva que en una melodía, una escultura, un poema o cuadro. Se aproximó para oler el cuello tibio, y en ese momento su propio pulso se puso a martillear más fuerte, despertándole la carne. Tranquilo, se dijo. Sangre fría y nada de pánico esta vez. Procedamos. Ignoraba cuánto podría mantenerse aquello, así que apagó precipitadamente el cigarrillo en el cenicero de la mesa de noche para pegarse a la chica, comprobando que su organismo respondía al estímulo de modo satisfactorio. Entonces le separó los muslos y accedió por fin, aturdido, a un paraíso húmedo, acogedor, que parecía hecho de nata caliente y miel. La besó en el cuello y en la boca, que mantenía un quejido largo e infinitamente dulce, y comprobó que movía las caderas para acoplatse a él y acompasar el movimiento. Y cuando se hundió hasta el fondo de la carne y de sí mismo, abriéndose paso sin esfuerzo hacia el lugar perdido en su memoria de donde, por instinto, procedía, ella había abierto ya los ojos y lo miraba sorprendida y feliz, reflejos verdes a través de las largas pestañas húmedas. Te amo, Corso. Teamoteamoteamoteamo. Te amo. Después, en algún momento, él tuvo que morderse la lengua para no decir idéntica gilipollez. Se veía a sí mismo desde lejos, asombrado e incrédulo, sin apenas reconocerse: atento a ella, pendiente de sus latidos, de sus gestos, anticipándose al deseo mientras descubría los resortes secretos, las claves íntimas de aquel cuerpo suave y tenso a un tiempo, sólidamente enlazado al suyo. Siguieron así cosa de hora y pico. Después Corso le preguntó a la chica si estaba fértil o infértil, y ella dijo que no se preocupara, que lo tenía bajo control. Entonces él se lo puso todo muy adentro, junto al corazón."

( El Club Dumas, Arturo Pérez-Reverte )